Por una Ciudad Democrática

novecento

Propuesta de Trabajo


En los últimos años nuestra ciudad, al igual que el conjunto del estado, ha sufrido la dureza de las políticas neoliberales. Ante un panorama desolador de destrucción social y expropiación de los recursos de la mayoría de la población, ha ido creciendo un tejido reivindicativo que, desde distintos ámbitos y sectores, se encuentra en disposición de trabajar por un cambio en Jaén, en las condiciones económicas, políticas y sociales de nuestra ciudad.

Como ejemplo, recordamos que el esfuerzo unitario y generoso de un grupo de colectivos ha hecho posible la implantación en Jaén del Movimiento 22M. Pero desde el Frente Cívico pensamos que no pretender una extensión de la lucha, seguir sembrando las semillas correctas para conseguir el objetivo, tendría, en nuestra opinión, efectos que, si no irreparables, supondrían un paso atrás de gran coste humano y temporal.

Es por ello que el FCSM de Jaén hace una propuesta desde el más absoluto respeto a todos los criterios que se puedan tener en cuanto a formas de trabajo y a estrategias. La nuestra es una más, dispuesta a ser confrontada y consensuada con los demás. Surge desde la percepción de lo que nosotros entendemos que puede ser un error de costosa recuperación: volver a supeditar aventuras o proyectos electorales al trabajo desde la base. Somos de la idea de que para cambiar la realidad, lo primero que tiene que ocurrir es la toma de conciencia de l@s ciudadan@s.

En este sentido, el Frente Cívico lanza la propuesta de elaborar una serie de actuaciones (programa) factibles, concretas y de aplicación inmediata que puedan revertir la situación que atraviesa Jaén. Lógicamente debe tratarse de acuerdos programáticos con visos de poder ser realizados, teniendo en cuenta las diferentes reformas que se han ido realizando desde los gobiernos estatales de cara a reducir el déficit, así como las cortapisas legales vigentes en un marco de municipalismo autoritario.

Como base de estas propuestas, que deberán ser muy claras y directas, el FCSM de Jaén aporta el manifiesto “Por una ciudad democrática”, resultado de los encuentros “Ciudad, democracia y trabajo”, que se realizaron a finales de 2013 y al que se adhirieron compañeros y compañeras de distintos colectivos. Partiendo de ese documento, aportamos las siguientes líneas de trabajo:

Queremos una ciudad para vivir y trabajar: rechazamos los procesos de privatizaciones y externalizaciones de servicios municipales para luchar contra el paro y la precarización. Recuperemos el empleo público y los instrumentos constitutivos de ingresos.

Construcción de una ciudad habitable: que reorganice su urbanismo en torno a la plaza pública y el encuentro ciudadano, nos enseñe a hablar entre nosotros y con los que son diferentes, recupere la vida y la cultura de los barrios frente a un PGOU al servicio de la burbuja inmobiliaria y los centros comerciales, una ciudad que se implique en la defensa de los derechos de sus ciudadanos y ciudadanas.

Conseguir una ciudad que no agreda al medio ambiente, compacta y sostenible: preocupada por el agotamiento de los recursos naturales de la tierra. Reclamamos que los servicios públicos sean de titularidad pública, que nos pertenezca a todos y no a manos que antepondrán sus beneficios a las necesidades de la ciudadanía. Una ciudad de la que no tengan que huir los jóvenes para trabajar.

Alcanzar la democracia política municipal: democracia participativa que se construya desde la participación individual y colectiva en las decisiones que hoy se toman a nuestras espaldas para practicar una política distinta, masiva, controlada por la población y ejercida por personas responsables.

Repensar nuestro modelo de desarrollo económico: cimentarlo sobre unas bases más fuertes y distintas, sociales, solidarias y cooperativas, alternativas, más ancladas en el territorio, en la tierra y en la comunidad.

Constituyamos una alianza ciudadana, un espacio de ciudadanos, movimientos sociales y fuerzas políticas, basada en tres brazos, que articulen la lucha ciudadana hoy: la ciudad de todos, democracia participativa y seguridad económica para la población. Una asamblea con el objetivo de defender la educación, los cuidados y el trabajo; los bienes y servicios esenciales y el sustento a través de una renta garantizada de ciudadanía y que rechace la deuda ilegítima, la reforma de la administración local y el pacto fiscal que nos imponen el empobrecimiento y la pérdida de derechos. Una vez el programa fuera consensuado, sería el momento de ir a la calle a exponerlo, defenderlo y debatirlo con la gente; recorrer la ciudad, recogiendo propuestas y convenciendo a la gente de que estas medidas pueden hacerse realidad desde el Ayuntamiento.

Si durante el proceso se dieran las circunstancias favorables para la formación de una candidatura ciudadana, debería valorarse. Nosotros lo apoyaríamos siempre que el grado de concienciación ciudadana llegue al punto de defensa del programa consensuado. En ese momento, el FCSM abandonaría complacido el grupo de trabajo. Pero advertimos de que la formación de una candidatura no es el fin de la propuesta. Creemos un error frecuente hablar desde el principio de otra cosa que no sean propuestas y trabajo de extensión. El motivo de haber incluido la posibilidad de la conformación de una candidatura es llamar la atención sobre la idoneidad o no de ella, frente a un trabajo, quizá a más largo plazo, pero sin duda de una firmeza y consistencia mayor. En todo caso, este proceso de trabajo irá en función de tiempos y de realidades que vayan surgiendo.

No nos cerramos absolutamente a la posibilidad de que esa candidatura ocurra. Sin embargo, creemos que debemos aprovechar la red existente en la ciudad para recorrerla, expresando a la gente la necesidad de su toma de conciencia y de partido en la guerra en la que estamos. Recordarles sus obligaciones, además de sus derechos. La toma del poder institucional debería producirse de forma natural, sobrevenida por el apoyo y por la percepción de que ya no queda otro paso que ese. Una vez conseguido, pues, el verdadero poder, que es aquel que ejerceríamos l@s ciudadan@s todos los días con nuestro compromiso y activismo. La construcción de un programa ciudadano, debe llevar aparejado la voluntad de la permanente participación de la mayoría social tanto en la elaboración, defensa, seguimiento, control y aplicación, rompiendo con el cliché de votar cada cuatro años y delegar en los electos/as.

Estas prácticas ya han sido llevadas o están siendo llevadas a cabo por la mayoría de los colectivos de la ciudad. Pero la toma de conciencia necesita de tod@s aquell@s dispuest@s a demostrar que les va a dar igual quien ostente el poder institucional a la hora de desarrollar su responsabilidad de ciudadan@ activ@. Fin, pues, de la “confianza para cuatro años” para quienes votan, fin de la “dejación de funciones” para dejarlas recaer en esas personas. Fin de la apatía y el conformismo. No caben medias tintas. Tenemos que llevar a la gente la coherencia en nuestras actuaciones.

Los plazos no pueden ser muy largos. Proponemos una fecha, el 2 de octubre, para reunirnos, para dialogar y discutir. Hasta entonces, estamos dispuestos para hablar con todos y explicar la propuesta. En breve, pondremos un espacio virtual a disposición de todos los interesados para que se puedan enviar y publicitar las opiniones, ponencias, etc. que quieran aportarse a este espacio abierto a escuchar la voz de todos y todas.

Esperamos vuestra repuesta y que la propuesta aporte algo de valor en la necesaria construcción de poder popular.

 

Jaén, 25 de julio de 2014

Frente Cívico “Somos Mayoría” de Jaén


 

 

Jaén - por una ciudad democrática logo 2Jaén - por una ciudad democrática logo 2Jaén - por una ciudad democrática logo 2

Anuncios