Renta Garantizada de Ciudadanía


UN DEBATE. PARO, PRECARIZACIÓN: RENTA GARANTIZADA DE CIUDADANÍA

III Asamblea Ordinaria FCSM Local de Jaén – 13 de abril de 2013

En todos los estados del mundo, en mayor o menor medida, hay personas que viven por debajo del umbral de la pobreza. En España el porcentaje de estas personas fue de 21,1 en 2012. Esto no es consecuencia de ninguna ley natural irremediable, sino que siempre es fruto de decisiones político-económicas diversas. Ante esto, tradicionalmente se han tomado medidas como los subsidios condicionados que todos conocemos, o algunas, más indirectas, relativas al aumento del crecimiento económico, la reducción de la jornada laboral o la flexibilización del mercado de trabajo.

Una buena medida contra la pobreza quizá sea la Renta Básica (RB). La definición de RB con la que venimos trabajando en la Comisión de Programa y Formación del Frente Cívico de Jaén, es la propuesta por Raventós (1999), y sería aproximadamente así: la RB es un ingreso pagado por la Administración a cada miembro de pleno derecho de la sociedad o residente acreditado, de manera incondicional y universal. La RB es percibida independientemente de la situación laboral, familiar o personal de cada perceptor.

Esta idea de RB, de carácter universal e incondicional, comienza a desarrollarse en los años ochenta del siglo XX, como parte del debate sobre la crisis del Estado del bienestar, y se propone como superación de un Estado asistencial. En el origen de este debate se encuentra, por un lado, la celebración de una reunión internacional en Lovaina (Bélgica) en 1986, de la que surgió la creación de la Red Europea de Renta Básica (BIEN, en sus siglas en inglés), y por otro, la publicación del artículo titulado “Una vía capitalista al comunismo” de Philippe Van Parijs y Robert Van der Veen, publicado en la revista Theory and Society, en el que se discute el papel del socialismo en la transición hacia la sociedad comunista. A partir de aquí el debate sobre la RB se ha extendido dentro y fuera de Europa. En España la Red Renta Básica se dedica a la promoción e investigación sobre la aplicación de la RB desde hace unos 12 años.

En el seno de este debate pueden encontrarse distintas justificaciones al establecimiento de una RB universal. A nosotros nos parece especialmente interesante apelar a la tradición republicana. Desde este punto de vista, el estado debe garantizar la libertad de sus ciudadanos, es decir, que éstos puedan vivir no dominados, independientemente de terceros. Si no se dispone de una base material suficiente, probablemente tendrán que recurrir a otros, lo que coartará su libertad. Por tanto, todo el mundo debe de tener derecho a una base material que garantice su derecho a la existencia y, por extensión, a la libertad. La RB sería la medida que garantizaría esa base material mínima.

En cualquier caso, la RB no sólo se constituye como una poderosa medida contra la pobreza, sino que tendría otras consecuencias positivas. Señalaremos a continuación algunas de ellas.

Por un lado, la RB podría incidir en un mayor acceso al trabajo remunerado, debido a que muchas personas podrían trabajar menos horas como consecuencia de sus circunstancias personales (estudios, cuidado de hijos, etc.), y a que permitiría una mayor flexibilidad del mercado de trabajo, sin menoscabo de protección e inseguridad laboral debido a que los trabajadores estarían en mejores condiciones para negociar. Además, debido a esto último, los salarios de los trabajos desagradables deberían subir -o sus condiciones hacerse más aceptables- para generar una oferta de trabajo suficiente. Asimismo, la RB contribuiría al autoempleo, debido fundamentalmente a que desaparece el riesgo de perder los medios de subsistencia si fracasa el proyecto empresarial. Por último, puesto que la RB es percibida tanto si se realiza un trabajo remunerado como si no, aumentaría la equiparación entre este trabajo y el trabajo voluntario y el trabajo doméstico. Es más, favorecería que las personas fueran más libres de decidir cuándo y cómo prestan su fuerza de trabajo a cambio de un salario, si prefieren realizar un trabajo voluntario o dedicar más tiempo al trabajo doméstico.

Sin embargo, a pesar de la seductora formulación de la Renta Básica que parece afrontar definitivamente las dificultades para garantizar la existencia humana, hemos visto y discutido en la Comisión de Programa y Formación de la Asamblea Local del Frente Cívico Somos Mayoría de Jaén distintos problemas, dificultades e incluso peligros que podrían conllevar en relación respecto a los Derechos Humanos actualmente reconocidos y, en particular, con el derecho al trabajo.

En primer lugar, se podría incurrir en un error si identificamos simplemente el “derecho a la existencia” con el “derecho a percibir una renta”, porque podría comportar una concepción propietaria e individualista del individuo, ajena al movimiento obrero. Esto es, puede ser peligrosa la identificación que esconde entre libertad y renta, que convertiría la tradición republicana radical en la democracia de los propietarios. Dicho de otro modo, sería, tal vez, un elemento decisorio en el debate entre libertades individuales y colectivas.

En segundo lugar, el derecho a la Renta Básica supondría, según algunos de los planteamientos más neoliberales, en relación al resto de derechos un peligro insoslayable: si hasta ahora los Derechos Humanos incluían trabajo, vivienda, sanidad y educación…, el derecho a la Renta Básica (derecho universal a la percepción de una cantidad monetaria fija por fijar) podría llegar a modificar y debilitar el resto de derechos. En algunas de sus formulaciones, aclaramos que no todas –las más liberales procapitalistas-, lo establecen ya como un sustituto a las prestaciones, garantías y derechos adquiridos en los años de lucha de la clase obrera.

Otra pregunta que surgió en los debates fue: ¿quién tiene el deber de su cumplimiento? Dado que el responsable de su cumplimiento sería el mismo Estado que hoy destruye Educación y Sanidad, quizá el derecho a esta Renta Básica implicaría un cambio en el resto de derechos. En un momento en el que el Estado trata de privatizar los derechos sociales, existe el temor de que puedan ser sustituidos por la Renta Básica.

En tercer lugar, y para nosotros el más importante, ¿cómo afectaría al derecho al trabajo? En la declaración de los DDHH se garantiza la percepción de un salario (rentas del trabajo), es decir, según los defensores de la RB, la existencia por medio del trabajo digno. La inclusión del derecho a la existencia –entendido como derecho universal a la percepción de una renta- constituiría, en ciertas condiciones, un peligro insoslayable para el derecho al trabajo, postergado a un segundo lugar, vaciado de contenido, papel mojado.

En este sentido, hemos señalado cuatro riesgos:
– Los trabajadores se podrían ver divididos entre los que perciben sólo la Renta Básica y aquellos que con un trabajo están en otro nivel de consumo, y divididos también en sus luchas. Es decir, no estaría en mejores condiciones para “negociar” las condiciones de su contrato, sino en peores, puesto que la fuerza de los trabajadores reside en la acción colectiva.
– Contrariamente a lo que plantea Raventós, otros autores (Riechmann, Lacalle, Polanyi…) temen que se produjera descenso de los salarios que depreciara el valor de la fuerza de trabajo. De hecho, ha sido lo que ha ocurrido siempre que se ha puesto en práctica alguna medida parecida –como expone Polanyi en “Speenhamland”, Capítulo VII de su conocida La gran transformación. Pero no sólo a largo plazo: la sustitución de los subsidios y pensiones por una RB, como propone en un momento el propio Raventós, supondría un descenso de los salarios encubierto, porque sustrae del trabajador salario diferido. Es decir, las prestaciones y jubilaciones constituyen parte del salario del trabajo, la diferencia estriba en que se percibe diferido, cuando ya no se está trabajando.
– En consecuencia, si estos argumentos fuesen correctos, se produciría un ejército de excluidos del sistema que se verían abocados a aquellos trabajos tan depreciados que nadie que percibiese la RB los aceptaría. Una legión de individuos condenados a una existencia subhumana.
– En cuarto lugar, ciertos sectores del feminismo han criticado también la RB porque no, según su postura, no se equipararían los trabajos remunerados y no remunerados, sino que, dada la situación de explotación y dominación masculina, condenaría a la mujer al trabajo doméstico, lo que la sustraería de la vida social y del mundo del trabajo.

Estos debates y estudios teóricos que la Comisión de Programa y Formación del Frente Cívico Somos Mayoría de la Asamblea Local de Jaén ha mantenido, incluyendo un encuentro abierto, nos han permitido alcanzar una serie de conclusiones comunes y una propuesta –que conjuga elementos de los derechos colectivos con realidades que ponen sobre el tapete las propuestas de Renta Básica- que en el contexto actual puede remediar la exclusión, expulsión y pobreza de muchos ciudadanos y de los jóvenes en particular.

En el marco de la situación de emergencia a la que nos ha llevado el capitalismo y sus políticas neoliberales: la crisis provocada, gestionada y manipulada por el capital y sus lacayos que se ha llevado por delante a millones de trabajadores; el paro y la precariedad laboral juvenil, desposeída de todo derecho; la precarización del trabajo que impedirá en un futuro que éstos tengan acceso a pensiones dignas; la emigración que se ha convertido en la solución para los sectores más cualificados –con la consiguiente descapitalización del país que parece encaminarse hacia un estado de putas y camareros (putos y camareras) del turismo internacional. En ese marco urge la aprobación y puesta en práctica inmediata de una Renta Garantizada de Ciudadanía en Andalucía similar a la ILP catalana admitida a trámite el 12 de marzo de 2013 por el Parlament de Catalunya.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s